Época de gastos o inversiones

Ese dinero extra que llega en Navidad puede convertirse para muchos en un alivio para sus cuentas, pero para otros puede ser el inicio de más deudas. Aunque es una época marcada por el consumo, expertos recomiendan planificar y organizar sus gastos para no tener que cargar con ellos hasta el 2011.

Casi un año después de Navidad y Rosaelena aún tiene pendiente la última cuota de una computadora personal que decidió regalarse para esa fecha en el 2009. La difirió a doce meses para no sentir de golpe los $ 750 que le costó y aprovechar su decimotercer sueldo en los regalos para su familia.

Ahora cree que no fue la mejor opción. “No me imaginé que iba a salir del trabajo y me iba a costar cubrir las cuotas. Si la pagaba de contado me quedaba sin deuda”, reflexiona esta licenciada en proyectos que tras quedarse sin empleo labora por cuenta propia.
Como ella, en esta época miles de trabajadores que reciben un ingreso extra por el decimotercer sueldo o por alguna bonificación de su empresa analizan opciones para canalizar ese dinero. ¿Gastarlo, invertirlo o pagar deudas?

Joffre Coello, contador y economista, asegura que el 80% de la gente se gasta este rubro en asuntos suntuarios como ropa o regalos para sus allegados, o en pagar deudas que arrastran de otros años.

Paola, comunicadora de 33 años, destinará sus ingresos adicionales a los regalos de sus hijos; Diana a comprar un teléfono BlackBerry para reemplazar el que le robaron y Elena a una laptop porque la que tenía se dañó.

Aunque a esta última no le alcanza con lo que recibirá, pagará una parte de contado y el resto lo financiará.

Procurar ahorro

Joffre Coello
Joffre Coello señala que en muchos casos lo que comienza como un ingreso extra se convierte en una deuda. “Si su décimo es de $ 400, compran algo de $ 600 y resulta una deuda (...). Es más factible pagar en efectivo, pero como la gente quiere tener dinero para comida, cenas y compromisos, pagan con tarjetas”.

A veces el monto de deuda es el 50% más sobre el costo de lo que se adquiere.

En diciembre, los trabajadores en relación de dependencia reciben el decimotercer sueldo, que equivale a todo lo ganado durante un año más las horas extras dividido para doce. Algunos tienen, además, un bono navideño.

Es el caso de Darío Briones, de 39 años, cuya empresa entrega un rubro en función de las metas alcanzadas. “Si se cumple al 80% nos pagan ese porcentaje del total del sueldo, es como un salario aparte del décimo”, cuenta.

Este año pagará sus tarjetas de crédito. Tiene cuatro y, confiesa, “estoy ahogado con las cuotas mensuales ($ 500 pagando mínimos)”.
Carlos Anchundia, presidente del Colegio de Economistas, dice que lo más prudente en esta época es que las personas gasten lo que tienen dentro de una planificación y no se endeuden.

“Las cifras del presupuesto del Gobierno para el 2011 con un déficit de $ 5.000 millones van a agudizar la recesión económica. Y ahí escasean plazas de trabajo y la economía se contrae”. Más aún, indica él, en segmentos de clase media y baja que atienden sus necesidades con ingresos fijos.

“Aconsejaría que no gasten más de lo que tienen, más bien procuren ahorrar”.

El sociólogo Fabricio Medina asegura que diciembre sigue siendo una fecha de gastos en la cual “somos presa frágil” del sistema consumista. “Los latinoamericanos no tenemos una cultura de ahorro o de pensar en el futuro, no nos proyectamos a las necesidades del futuro”.

Por eso se accede fácil a esas oportunidades que da la Navidad de tener un carro nuevo, un pantalón, una casa.

Pero hay quienes prefieren invertirlo en sus bienes. Álex, ingeniero de 35 años, pagará la matrícula de su carro y el resto lo ahorrará. Narcisa Antón pintará y adecuará la biblioteca de su casa y Víctor Olaya, techará una losa que construyó hace poco. En todos los casos, indican ellos, los costos los cubren sus décimos.

Otras personas, cuenta Coello, hacen negocios de temporada como invertir en la importación de pavos americanos o traer mercadería. Así obtienen dinero extra.

En gustitos o necesidades del hogar, los expertos recomienda prudencia para evitar que su fiesta de Navidad termine en una deuda a largo plazo. (K.V.)

Producto editorial de la REVISTA de EL UNIVERSO www.eluniverso.comEditor Carlos A. Ycaza • Coordinadora Katherine Villavicencio
Redactores Sheyla Mosquera de Calderón, Álex Carrillo J, Moisés Pinchevsky, Diana León A. • Editora gráfica Connie Hunter • Diseño Web Nelson Larrea • Fotografía Víctor Álvarez • Producción fotográfica: Ma. Fernanda Maldonado , Ana María Suárez • Publicidad Natalí Lara (nlara@eluniverso.com) • Las cartas a E deben enviarse a larevista@eluniverso.com y adjuntar la firma, el número de cédula y teléfono. Por razón de espacio podrán ser editadas en La Revista.